“Ese tipo de comida no es para mí”, “no quiero pagar tanto para quedarme con hambre”, “me servirán ingredientes extraños que seguro no me gustarán”, “parece demasiado complicado para intentarlo”, “me sentiré incómodo en ese ambiente”…

Que levante la mano el que se sintió identificado con al menos una de las anteriores confesiones. Antes de probar un menú degustación por primera vez, todos tenemos reparos y miedos, creados a través de lo que leímos, escuchamos o simplemente imaginamos. ¡Pero eso termina hoy!

Para contarte lo prometido, tenemos un aliado internacional. Se trata del chef peruano André Patsias, del restaurante “Statera”, quien recientemente cocinó con Alejandro Chamorro en una cena a cuatro manos. Su punto de vista y una encuesta que realizamos en Instagram, nos ayudaron a detectar la realidad acerca de los principales mitos de un menú degustación.

1. Será demasiado elegante y formal

Aceptémoslo. A todos nos importa —aunque sea un poco— la imagen que mostramos ante los demás y por eso nos preocupamos de lucir bien y de acuerdo al lugar al que vayamos. Pero, si lo pensamos mejor, el objetivo de probar un menú degustación es tener la mente abierta para explorar nuevos sabores de una manera divertida. Pero, ¿cómo podrías disfrutar de esta experiencia si no te sientes cómodo?

Nuestra recomendación es que todo está en ti. A menos que la cena indique un código de vestimenta específico, anímate a ir como tu personalidad te lo diga. Y si quieres aprovechar el evento para verte un poco más elegante de lo normal, también está perfecto.

2. Perderé la libertad de elegir

Menu degustación explicado con emojis / Restaurante Gaggan Bangkok

Sabemos que puede resultar un poco intimidante que la elección de lo que comeremos no dependa de nuestra zona segura de gustos. El secreto está en pensar que quienes diseñaron el menú son chefs apasionados por lo que hacen, cuyo reto es brindar una nueva y singular experiencia a quienes visitan su restaurante. Entonces, ¿por qué no darles la oportunidad de sorprendernos?

André Patsias comenta que todos (incluso él, antes de entrar al mundo de la cocina) tendemos a crear paradigmas en base a malas experiencias pasadas o incluso recuerdos como los alimentos que no nos gustaban cuando éramos niños.

Imagina que en uno de los platos de ese menú, te reencuentras con ese ingrediente enemigo de tu infancia, pero que al probarlo todo cambia. Descubres su sabor de una manera distinta, con nuevas texturas y acompañado de otros ingredientes que potencian sus cualidades. Esa es la oportunidad de la que te hablamos.

3. Voy a pasar mucho tiempo sentado

Otro pensamiento recurrente tiene que ver con el tiempo que tardaremos comiendo los seis, ocho o incluso más pasos de un menú degustación. Solo con pensar en eso, nos da ganas de quedarnos aburridos en casa o terminar comiendo lo mismo de siempre.

¿Y si te decimos que un menú degustación dura casi lo mismo que una cena en la que te tomas el tiempo de conversar con amigos e incluso ordenar un postre? ¡Si! Alrededor de dos horas es el tiempo ideal para disfrutar, con los cinco sentidos, todas las sorpresas que trae esta experiencia.

Además, ¿has notado que el tiempo vuela cuando te estás divirtiendo? Por eso apostamos a que al final, no querrás que el momento termine.

4. Me voy a morir de hambre y terminaré yendo por una hamburguesa

Amuse-bouche, dentro de un menú desgutación

Este es el mito más común y el favorito de todos. Cuando vemos las fotos de los platos que se sirven en un menú degustación, pensamos que podríamos acabarlos de un solo bocado y que inevitablemente nos quedaremos con hambre porque ¿a quién le va a llenar esa minúscula cantidad?

Hay dos cosas que aclarar al respecto. Es casi imposible comer todo un paso de un bocado y aunque así fuera, la idea es tomarse el tiempo de jugar, probando cada uno de los componentes del plato y luego todos juntos para descubrir el sabor de cada combinación.

Además, este tipo de menús llevan meses de planeación. Tiempo en el que los chefs calculan minuciosamente la calidad y cantidad de los elementos que utilizarán, para asegurar que no te quedes con esa sensación de no haber comido lo suficiente o, por el contrario, de haber comido demasiado.

Nunca olvides que existe una diferencia entre estar lleno y sentirse satisfecho. Seguro después de una experiencia como esta notarás la diferencia.

5. Será muy caro y no podré pagarlo

Sala de un restaurante 3 estrellas Michelin

Cuando estás planeando el viaje de tus sueños o pensando en comprarte ese nuevo gadget que tanto te gusta, sabemos que también te preocupa el precio, pero pones en marcha todo un plan para conseguirlo.

Si eres de los nuestros, seguro también te pasa con la comida. Ahorrar para una experiencia como esta vale totalmente la pena, ya que será un evento único en el que probarás sabores que seguramente no se volverán a repetir. Además, existen muy buenos menús degustación con precios que van desde los 20 dólares.

Nuestra misión es aprender juntos, que te sientas cómodo a la hora de aventurarte con algo nuevo y que no temas preguntar sobre eventos o términos de los que no habías oído antes. Por eso, te compartimos una sencilla definición.

  • Menú degustación

Es la tarjeta de presentación de un chef, a través de una serie de platos, mayor a la que estamos acostumbrados, pero con menores porciones. El objetivo es que el cliente pueda entender conceptualmente al chef, conociendo su tipo de cocina, principales técnicas, productos e inspiraciones.

En algunos restaurantes ecuatorianos puedes encontrar otras variantes de estos menús, que cambian de acuerdo a la propuesta del lugar o el objetivo del chef. Aquí te contamos:

  • Menú degustación a compartir

Es el mismo concepto de un menú degustación general, con la diferencia de que se sirve al centro de la mesa, para que lo disfruten todos los comensales, sin definir una porción exacta para cada uno. Es una opción ideal para vivir la experiencia entre amigos o familia.

Menú degustación a compartir “Pampa mesa”
  • Cena a cuatro manos

Es un momento de encuentro entre dos cocineros, con el objetivo de transmitir qué están haciendo actualmente, además de mostrar su propuesta gastronómica en formato degustación. Usualmente se turnan para presentar un plato a la vez y así fusionar sus iniciativas. Aquí puedes descubrir cómo se vive esta experiencia.

Solo nos queda por decir que, una vez ahí, si no te dejas llevar por el trabajo y la pasión de los chefs, estarás poniendo una barrera. Lo ideal es romperla y vivir la experiencia para tener tu propia historia que contar.